música

Primal Scream: el antídoto para un mundo vuelto loco

Texto y fotos Musiquita Sagrada @musicissacred

Escuchar a la banda escocesa en El Plaza al día siguiente de las elecciones de Estados Unidos y corear junto a Bobby Gillespie: “Fuck Trump! Fuck Trump!” fue catártico. Medicina musical para nuestras almas en pena.

El miércoles 9 de noviembre fue un día negro. Nos levantamos con la resaca del triunfo de Donald Trump, con un futuro incierto frente a nosotros. En la Ciudad de México no paraba de caer una lluvia helada. Pasadas las 21 horas y sin banda abridora, Primal Scream subió al escenario.

Enfundado en un traje rojo y camisa estampada y con su característica cabellera larga balanceándose, Bobby Gillespie –enmarcado por Andrew Innes en la guitarra y Simone Butler (@simonemarie4) en el bajo- inició el concierto con uno de sus ases, la pegajosa “Movin’ on Up”.

Tal vez por el frío y la lluvia, o por el malaise imperante tras las malas noticias provenientes de nuestro país vecino, el público tardó en calentar motores, pero Gillespie –con sus características maracas- lo fue trabajando muy bien.

Uno de los highlights del concierto se dio cuando la banda de Glasgow entonó “Higher Than the Sun”, éxito del glorioso Screamadelica de 1991. El escenario se llenó de luz multicolor mientras Gillespie entonaba una de sus mejores letras (“What I’ve got in my head you can’t buy, steal or borrow”) y el público contenía la respiración.

Enseguida tocaron “Trippin’ On Your Love”, de su más reciente disco Chaosmosis, el cuál vinieron a presentar a casi un año de su energético show en el Corona Capital. Otros temas del disco que se escucharon esa noche fueron “(Feeling Like A) Demon Again”, “100% or Nothing” y “Where The Light Get In”.

Screen Shot 2016-11-18 at 12.26.00 PM.png
Primal Scream durante su set en el Corona capital, 22 de noviembre, 2015. Foto: @musicissacred

“Swastika Eyes”, del XTRMNTR del 2000, le fue dedicada a Trump y funcionó como un acto de terapia grupal. Gillespie invitó al público a recitar, o más bien gritar una frase casi como mantra: “Fuck Trump! Fuck Trump! Fuck Trump!” Fue la mejor manera de dejar salir a los malos espíritus del cuerpo y quitarse un peso de encima.

Tras un momento de recogimiento durante “Loaded”, como para agarrar energía para el climax, los escoceses dejaron sonar su éxito de 2006 “Country Girl” –hit que ayudó a ganarles una generación de fans más jóvenes- y la bailable “Rocks”, tras la cual dejaron el escenario por primera vez, mientras el público –ya entregado al 100% a Primal Scream- coreaba: “¡Bobby! ¡Bobby! ¡Bobby!”

Una de las cosas más sorprendentes de Primal Scream es que, a pesar de sus 34 años de carrera, es una banda que se sigue escuchando actual en gran parte por la relevancia de sus letras, por seguir produciendo hits –“Trippin’ on Your Love” es un ejemplo- y por el eternamente jovial e inimitable Gillespie.

El encore constó de “Kill All Hippies” y “Come Together”, para cerrar la noche con broche de oro. Muy a su estilo, antes de dejar el escenario Bobby se despidió diciendo: “Don’t Let the Bastards Win!”, frase que fue recibida con gritos eufóricos del público.

Afuera, seguía lloviendo persistentemente y el viento calaba los huesos, pero nos íbamos a casa con el corazón batiente y con nuestras reservas de esperanza renovadas.

SET LIST
Plaza Condesa
Miércoles 9 de noviembre, 2016

Movin’ on Up
Where The Light Get In
Jailbird
Accelerator
(Feeling Like A) Demon Again
Shoot Speed / Kill Light
(I’m Gonna) Cry Myself Blind
Higher Than the Sun
Trippin’ on Your Love
100% or Nothing
Swastika Eyes
Loaded
Country Girl
Rocks
__________________________

Encore:
Kill All Hippies
Come Together

0 comments on “Primal Scream: el antídoto para un mundo vuelto loco

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: