Belleza

La rosa: aliada antiarrugas

Inspirada en 20 años de investigación en células madre de la piel, Lancôme ha creado Absolue Nuit Precious Cells, lujosa crema de noche especialmente desarrollada para regenerar resplandor y ayudara a reducir la aparición de los signos de envejecimiento.

Por Sophie Desoche Foto Sebastián Molina

Nombre del producto: Absolue Precious Cells Recovery Night Cream de Lancôme

Promesa: su notable fórmula otorga a esta crema de recuperación nocturna con propiedades anti-inflamatorias increíbles, para una piel calmada, aliviada y cómoda. Por la mañana, la piel estará descansada, reparada y revitalizada, como un pétalo de flor con rocío de la mañana.

Ingredientes estrella: para maximizar su eficacia, la fórmula de Recovery Night Cream reúne dos extractos de rosa, uno de Rosa Centifolia y uno de Rosa Damascena; ambos con propiedades extraordinarias. La rosa, flor de todas las flores y símbolo de vida, pureza y belleza, ha sido desde siempre el símbolo de Lancôme. Su fundador, Armand Petitjean, estaba tan enamorado de la rosa que creó su propio jardín de rosas.

Otros ingredientes: la crema fría*, conocida por sus cualidades nutritivas, se remonta a la antigüedad y estuvo compuesta inicialmente por el aceite de almendra dulce y cera de abejas. Estos ingredientes naturales se han enriquecido en Recovery Night Cream con ceras de protección y de apoyo, aceites vegetales y manteca de karité.

Modo de empleo: aplica el tratamiento sobre la piel limpia cada noche.

Consejo Sugar&Spice: calienta el producto con los dedos, para que la textura se ablande y se funda con la aplicación para facilitar la absorción. Usa presión suave con tus palmas para obtener una optima absorción y estimular el flujo sanguíneo.

3605533115817_absolue_precious_cells_night_cream
Absolue Nuit Precious Cells, disponible en los grandes almacenes, 4,630 pesos.

 

* ¿Qué es una crema fría?
Fórmulas de farmacopea tradicional, estas emulsiones hechas de cera de abeja y aceite de almendras tienen una larga historia de uso cosmético. Se cree que fueron inventadas por Galeno, un médico del siglo II de Pérgamo en Asia Menor, que también es responsable del primer nombre conocido: ‘Galien Crema fría’. La leyenda cuenta que las mujeres de la aristocracia romana aplicaron este excipiente para calmar las irritaciones causadas por el mercurio contenido en los productos de maquillaje.
No fue sino hasta el siglo XIX que estas preparaciones se empezaron a conocer como ‘crema fría’ (cold cream) en Inglaterra, que había industrializado la producción de la emulsión por primera vez. ‘Fría’ es por la sensación de frío que se sentía en la piel después de la aplicación. Las cremas frías se hicieron cada vez más populares, ya que comenzaron a ser comercializadas en los Estados Unidos y Europa. Después, llegaron las primeras ‘cremas frías’ de moda, para convertirse en productos de primera necesidad en el tocador de todas las mujeres. Siguiendo este modelo, se lanzó Nutrix, en 1935. Armand Petitjean, con la ayuda de los médicos Medynski y Simonnet, y el químico Pierre Velon, desarrollaron esta crema ultra- nutritiva y una de las primeras emulsiones de agua-en-aceite. Nutrix se ha convertido en uno de los productos legendarios de Lancôme, transmitidos de madres a hijas. Incluso hoy en día, seguimos descubriendo sus extraordinarias propiedades.

0 comments on “La rosa: aliada antiarrugas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: