música

A tabaco y tequila, Isabel Vargas Lizano

Este mes, Chavela cumpliría 98 años. La perdimos hace cinco, pero la seguimos escuchando porque su voz de mujer libre, marcó a México. Intensa y sin complejos, decía que el amor es “un invento de las noches de borrachera”. Y aún así, dedicó toda su vida a cantarle.

Por Nicolás R. Pérez

Impulsó su carrera en la famosa “Sala Champagne Room” del Restaurante La Perla, en Acapulco, meca del turismo internacional que era visitada por celebridades, artistas e intelectuales en la década de los cincuenta. Su protagonismo fue creciendo y, debido a su creciente fama y peculiar estilo, en 1957 fue invitada a actuar en la boda de Elizabeth Taylor y Mike Todd, a la que acudió en compañía de la pintora Frida Kahlo. Ese evento la llevó a relacionarse con personajes emblemáticos de la época y a fortalecer su mito. Sobre esa fiesta, en una declaración que puede verse en el documental Chavela (2017), dijo: “Todos amanecieron con todos, yo amanecí con Ava Gardner”.

Nacida en San Joaquín de Flores, Costa Rica, un 17 de abril de 1919; Isabel Vargas Lizano mejor conocida como Chavela Vargas llegó a sus 17 años a México para encontrarse con una cultura machista y un porvenir lleno de incertidumbre. Sin embargo, siempre se sintió parte del país. Es famosa la frase con la que respondió a un periodista que le señaló que no era mexicana sino costarricense: “Los mexicanos nacemos donde se nos da la rechingada gana”.

De carácter fuerte y retador comenzó a codearse e inspirarse a lado de estrellas como  Agustín Lara,  Juan Rulfo,  Diego Rivera,  Frida Kahlo, Pablo Neruda, Picasso, Gabriel García Márquez,  Facundo Cabral, María Dolores Pradera, Lila Downs Pedro Almodóvar, Joaquín Sabina y, entre otros, el distinguido José Alfredo Jiménez, quien fue su mentor y quien la dirigió a los grandes escenarios.

 

Poco se sabe de su rumorado romance con Frida Kahlo, con quien vivió unos años a lado de Diego Rivera, pero esa leyenda sirvió con los años a que Chavela se declarara abiertamente homosexual. Algo inaudito para la época.

C6b7FwtVUAABake
Frida y Chavela en 1945. Foto: Nickolas Muray.

Tuvo pasos cortos en el séptimo arte: los más recientes en las cintas Frida (2002), donde interpreta “La Llorona” y Babel (2006) —multipremiada película de Alejandro González Iñárritu donde canta “Tú Me Acostumbraste”, un bolero de Frank Domínguez— y ahora, en el documental Chavela —producido por las estadounidences Catherine Gund y Daresha Kyi—aunque sea con imágenes de archivo. El documental retrata y revela parte de su vida gracias a los testimonios de quienes la conocieron: Pedro Almodóvar, Miguel Bosé, Tania Libertad, Eugenia León y muchos más. Chavela se encuentra ahora presentándose en festivales de cine como el de Málaga y la Berlinae. A México ha llegado gracias al festival Ambulante, cuyas fechas de proyección se pueden consultar AQUÍ. Hasta ahora, no se ha anunciado su estreno en cines comerciales.

MV5BNWYwZjg2ZTMtYTA2YS00YWVlLWI1MDYtYmE5MzM1ZDM3MGQ0L2ltYWdlXkEyXkFqcGdeQXVyMzY4MzMyNg@@._V1_SX780_CR0,0,780,999_AL_.jpg

Falleció hace casi cinco años, pero hasta el día de hoy, las noches bohemias en nuestro país recuerdan y acompañan de un tequila la voz de Chavela, la mexicana que vivió como quiso y que nos enseñó que “nunca se dice ‘adiós’. Se dice ‘te amo’”.

 

0 comments on “A tabaco y tequila, Isabel Vargas Lizano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: