Libros Viajes

Tras los pasos de Virginia Woolf

Para el aniversario 135 de su nacimiento, te invitamos a visitar la casa en donde Woolf escribió sus libros más importantes.

Texto y fotos de la casa Louise Mereles Gras

Virginia Woolf cambió tanto las percepciones sobre las mujeres y, en particular, sobre las escritoras. Con piedras angulares tanto para el feminismo (A Room of One’s Own) como para la literatura modernista (The Waves), es difícil poder cuantificar su legado. Este 25 de enero de 2018, se cumplen 135 de su natalicio y qué mejor manera de festejarlo que con una visita guiada por su casa, localizada al sur de Inglaterra, no muy lejos de la maravillosa y multifacética ciudad de Brighton.

virginia-woolf
Virginia Woolf, 1882-1941

“Que bella calle de Londres, con sus islas de luz y sus grandes arboledas de oscuridad y en una de sus orillas tal vez un espacio con pasto regado con árboles en donde la noche se acomoda para dormir”. Virginia Woolf, Street Haunting

 

El 26 de junio de 1919, Virginia y su esposo, Leonard, vieron un anuncio de la subasta de Monks House, una casa situada en Rodmell, cerca de la ciudad de Lewes, al sur de Inglaterra. Y aunque las primeras impresiones de la casa para Virginia no fueron buenas “Los cuartos son pequeños […] la cocina especialmente mala. Y no hay agua caliente”. Sin embargo, decidieron hacer una oferta y el 1 de julio obtuvieron la casa por 700 libras. “Esa será nuestra casa para siempre”, declaró Virginia. Y así sería.

Fue ahí que Virgina, a los 37 años, en 1919, concluyó el trabajo de su segunda novela, Night and Day. La primera, The Voyage Out, había sido publicada 4 años antes. Desde esa casa, Virginia retrató a detalle los paisajes de Sussex.

 

“Hay poca precisión o ceremonia en Monks House. Es una casa sencilla, larga y baja, una casa con muchas puertas”. Virginia Woolf

 

Poco a poco y gracias a las exitosas novelas de Virginia, la pareja pudo irle haciendo composturas y mejoras a la casa. Monks House le dio a Virginia la paz y el espacio que necesitaba para trabajar. Es emocionante visitar la casa y pensar que entre esas paredes, Virginia Woolf creó a personajes como Mrs. Dalloway o la familia Ramsey de To the Lighthouse. De alguna manera, la casa jugó un papel importante en la vida y obra de la autora.

Tras pagar el boleto de acceso, la visita empieza en el jardín, que al momento de nuestra visita vibraba con un verde veraniego y un sol radiante. El acceso a la casa se da a través de un pequeño espacio exterior cubierto con un techo de vidrio (abajo, derecha), una especie de invernadero acondicionado con un par de sillas y muchas plantas.

De ahí, se llega al salón, en donde llaman la atención la chimenea y el escritorio de Leonard (ver foto más abajo). Las paredes están aún pintadas de verde, una pintura por la que Virginia tenía particular afecto. La hermana de Virginia, Vanessa Bell, connotada pintora, fue responsable en gran medida de encontrar los muebles para la casa.

IMG_4237
Vista de la chimenea en el salón y del color verde de las paredes. La pantalla de la chimenea fue realizada por la madre de Duncan Grant colega pintor de la hermana de Virginia, Vanessa Bell.

Al lado, se encuentra el comedor, que fue terminado en 1929. Un poco más lejos, está la cocina, que fue enteramente remodelada por los Woolf.

Tal vez sea su cuarto, construido como anexo en 1929, el espacio más conmovedor y sorprendente de la casa. Inicialmente este espacio iba a ser el cuatro de trabajo o estudio de Virginia, pero nunca se pudo acomodar bien ahí para escribir.

 

“Una mujer necesita dinero y un cuarto propio si es que quiere escribir ficción”, Virginia Woolf, A Room of One’s Own.

 

IMG_4252
El cuarto de Virginia, con los azulejos pintados por Vanessa.

En el cuarto hay una cama individual, un librero, una chimenea –con un azulejo pintado por su hermana Vanessa que tiene un faro, seguro un homenaje al libro To the Lighthouse (1927). Y, en una esquina, un pequeño librero que contiene una peculiar colección de libros: son volúmenes que eran muy preciados para la autora y que ella misma forró, a modo de terapia para combatir la ansiedad. Esta colección de libros fue recuperada por Monks House y devuelta al cuarto de la escritora.

Tras visitar el cuarto de Virginia, nos encontramos de nueva cuenta afuera. El jardín es un deleite. Y, al fondo, está una especie de cabaña, que fue donde finalmente Virginia se estableció a escribir. Construida en 1934, hoy el espacio donde escribía la autora está resguardado tras un cristal, detrás del cuál observamos, estremecidos, su escritorio, su máquina de escribir y el papel azul que tanto le gustaba usar.

IMG_4271
El estudio de Virginia Woolf, situado al fondo del jardín, donde todavía hoy se pueden ver su máquina de escribir, sus lentes y sus enseres para el trabajo.

Si tienes suerte en tu visita, podrás ser testigo de una lectura de algún texto de la autora por algún voluntario de Monks House. El día de nuestra visita, pudimos escuchar un deleitante pedazo de Between the Acts (1941), la última novela de Virginia Woolf. Sentados sobre el pasto o alguna banca, cubiertos del sol por un sauce, los asistentes escuchamos la historia de cómo es montada una obra de teatro en un festival de un pequeño pueblo inglés, justo antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial.

IMG_4284
Una lectura al aire libre de Between the Acts, la cereza del pastel de nuestra visita a Monks House.

Y aunque estruja el corazón pensar que Virginia terminó su propia vida en 1941 –como resultado de su trastorno bipolar, agravado en gran parte por la Segunda Guerra Mundial y el mal recibimiento de uno de sus libros– en Río Ouse, muy cerca de esta casa, a la vez, es imposible no dejar un sitio como este sin una gran sonrisa. Imaginar a Virginia escribiendo en su estudio, leyendo en su habitación o incluso recibiendo a su amigo, el gran escritor E.M. Forster en su salón, como dice el famoso eslogan, no tiene precio. Esta es una parada obligada para todos los amantes de la escritora originaria de Londres y los amantes de la literatura en general.

 

0 comments on “Tras los pasos de Virginia Woolf

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: